image_pdfPulsa aquí para descargar en PDFimage_print

España es uno de los países que presentan peores resultados producidos por la pandemia covid-19 del mundo, tanto en indicadores en salud como económicos: 9º país del mundo en número de infectados, tercer país de Europa en muertos por millón, y tercer país del mundo en exceso de muertes por millón, solo superado por Perú y Ecuador[i].

Esta situación tan devastadora es acompañada con el impacto económico más profundo en la Unión Europa (con una previsión de reducción del PIB para 2020 de al menos el 12,4%[ii]. Por ambas razones el informe de Sachs para la Universidad de Cambridge lo identificaba como el peor desempeño frente a la pandemia de los países de la OCDE[iii].

Transparencia y rendición de cuentas son claves en la gestión de cualquier pandemia, y específicamente frente a la covid-19. En ese sentido la carta enviada a The Lancet por el equipo de Fernando Simón podría haber sido un aporte importante para un mejor conocimiento de la tragedia española (las razones por las que España sufrió tanto daño), en especial al proceder del Centro Coordinador de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, máximo órgano de vigilancia de la pandemia.

Pero por desgracia, sus comentarios son autocomplacientes, no demostrados e incluso basados en supuestos trabajos no publicados, lo que no deja de ser una sorprendente forma de aporte al conocimiento científico, que puede resumirse en los siguientes aspectos::

1.-Los autores afirman que “España aumentó considerablemente sus capacidades de respuesta después de la primera ola de este virus”, basándose en que “ a más del 80% de los pacientes con sospecha de tener covid-19 se les realizó una PCR en las primeras 24 a 48 horas, habiendo trazado al 90% de sus contactos”. No es posible confirmar dichos datos en la web del Ministerio de Sanidad, utilizando los autores como referencia un supuesto trabajo de Monge, señalado explícitamente como “no publicado”, lo que hace imposible la comprobación de semejante información.

2.- Para los firmantes de la carta, en España “la dotación de profesionales de salud pública se incrementó en tres veces”, empleando como referencia la página web del Ministerio de Sanidad español. Una vez más esta información es imposible de confirmar después de una búsqueda intensiva: si es imposible saber exactamente cuantos profesionales se dedican a la salud pública en el conjunto de las comunidades autónomas, ¿cómo puede afirmarse que se multiplicado por tres? ¿Cómo se distribuye ese número en cada comunidad, que perfil tienen, eran profesionales ya dedicados a otras labores o fueron contratos exprofeso?

3.-El equipo del Dr. Simón afirman que “expertos externos asesoraron las decisiones estratégicas “y que “existen múltiples grupos de trabajo interterritoriales”. Esta información ha sido imposible de verificar en todo este tiempo. Es más, el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG), que vela por el cumplimiento de la Ley de Transparencia en España ha llegado a afirmar que el Ministerio de Sanidad está ““dificultando la adecuada protección y garantía del derecho constitucional a acceder a la información pública”, ignorando  no sólo las peticiones de información de la ciudadanía, sino desoyendo las peticiones de información del citado Consejo (de 17 resoluciones emitidas por este órgano respecto de peticiones al Ministerio de Sanidad cursadas desde marzo en 15 de ellas la respuesta fue el silencio administrativo, según informe El País). Algunas de ellas hacían referencia precisamente a la petición sobre el nombre de los expertos o las actas de las reuniones, que siguen considerándose confidenciales[iv]..

4.- Es completamente falso que se haya realizado una revisión durante el proceso a nivel nacional, tal y como propone la OMS”. A principios de agosto un grupo de investigadores y académicos españoles propusieron al gobierno de la nación y de las comunidades autónomas una evaluación externa independiente de la gestión de la pandemia, siguiendo el propio modelo de la OMS[v]. A pesar de la falta de respuesta del Ministerio de Sanidad, los autores reiteraron su necesidad y urgencia en el mes de septiembre[vi], donde se proponían principios y especificaciones que podrían orientar dicha evaluación. En un informe del Consejo Interterritorial filtrado a la prensa el 8 de diciembre[vii] se informaba de la no existencia de una decisión final respecto a la evaluación que, en caso de realizarse no se entregaría antes del final de la primavera de 2021, más de un año después del inicio de la pandemia.

5.- Es realmente asombroso que los autores no reconozcan ningún conflicto de interés siendo miembros del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias dependiente directamente del Ministerio de Sanidad español.

6.- El empleo de referencias clave para sustentar sus argumentos que o bien “no están publicadas” o “están bajo desarrollo” es un hecho inaudito en la publicación científica, que parece convertirse en norma. Recientemente Peter Gotzsche[viii] llamaba precisamente la atención a este hecho en otro informe “no publicado” procedente también de instituciones dependientes del Ministerio de Sanidad

A pesar de los endebles argumentos que sustentan sus tesis, la revista que publicó la carta (The Lancet) no considera necesario aclarar estos aspectos.

Sergio Minué (médico de familia, Granada, España) y Juan Gérvas (médico general rural jubilado, Madrid, España).

[i]Worldometer: https://www.worldometers.info/coronavirus/ (Accessed December 23, 2020).

[ii]Statista: https://www.statista.com/statistics/1102546/coronavirus-european-gdp-growth/. (Accessed December 11, 2020)

[iii]Sachs, J., Schmidt-Traub, G., Kroll, C., Lafortune, G., Fuller, G., Woelm, F. 2020.The Sustainable Development Goals and COVID-19. Sustainable Development Report 2020. Cambridge: Cambridge University Press.

[iv]Sevillano EG. Transparencia afea a Sanidad su opacidad durante la pandemia. Diario El Pais: https://elpais.com/sociedad/2020-11-12/transparencia-afea-a-sanidad-su-opacidad-durante-la-pandemia.html (accessed  December 12, 2000).

[v]García-Basteiro A,Alvarez-Dardet C,Arenas A,Bengoa R,Borrell C,Del Val M et al.The need for an independent evaluation of the COVID-19 response in Spain.Lancet 2020;396:530.

[vi]García-Basteiro AL, Legido-Quigley H, on behalf of the 20 signatories. Evaluation of the COVID-19 response in Spain: principles and requirements. Lancet 2020. Published online September 21, 2020 https://doi.org/10.1016/S2468-2667(20)30208-5

[vii]Sierra A. El gobierno retrasa otros cuatro meses su auditoría sobre su gestión de la pandemia. Vox Populi: https://www.vozpopuli.com/espana/coronavirus-gobierno-evaluacion-independiente-pandemia_0_1415859758.html (Accessed December 10, 2020)

[viii]Gotzsche PC. Infection fatality risk for SARS-CoV-2 in community dwelling population of Spain: nationwide seroepidemiological study.BMJ 2020;371:m4509

Comparte este post en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin