image_pdfPulsa aquí para descargar en PDFimage_print

La ciencia biomédica ha avanzado en los últimos 50 años gracias a la idea de que la naturaleza funciona de una manera simple, es decir, con una dinámica lineal (los outputs son proporcionales a los inputs) y determinística (los fenómenos son predecibles mediante las leyes de la naturaleza). Es decir, la biomedicina (la ciencia médica basada en la investigación biológica básica) ha asumido hasta ahora que el universo está ordenado.

Y en cierta manera lo está. Los procesos biológicos básicos como la difusión en las membranas celulares, los mecanismos de ósmosis, de intercambio gaseoso o los impulsos eléctricos neuronales son invariables en cualquier ser vivo porque obedecen a reglas físicas y químicas universales.

Pero estas reglas de la física y la química, que están en la base de los fenómenos biológicos, no son suficientes para explicar la vida. Las leyes básicas de la naturaleza no son las leyes de la vida. Esto puede enunciarse de otra manera: las leyes de la física y la química no pueden predecir fenómenos complejos como son los biológicos. Por ejemplo, aunque las leyes de la física pueden explicar las transmisión neuronal no pueden explicar el funcionamiento del cerebro.

Las leyes de la naturaleza son generalizaciones a las que se ha llegado mediante la experimentación o el razonamiento científico que normalmente pueden representarse mediante una fórmula matemática. Son marcos conceptuales que facilitan y organizan la observación y son capaces de predecir ciertos resultados cuando las condiciones del sistema son fijas y conocidas. Son reglas universales (o, mejor, que utilizamos como si fueran universales) como la ley de la gravedad, la física del movimiento, la teoría de flujos, el magnetismo o la electricidad.

Las leyes de la naturaleza establecen la característica de «predictibilidad» que otorgamos a los fenómenos físicos y químicos que puede resumirse en la frase: la naturaleza no tiene opciones. Por eso podemos adivinar el futuro si las condiciones permanecen constantes; y si cambian, como el sistema es lineal, pues re-calculamos y volvemos a ser capaces de predecir qué pasará.

Está visión simple está en la base de muchos razonamientos de los médicos:

  • el asma implica una obstrucción al flujo de aire en los bronquios –> los broncodilatadores aumentan el calibre de los bronquios –> los broncodilatadores mejoran el asma
  • la hipertensión implica una resistencia a la función del corazón –> el corazón sufre cuando trabaja contra resistencia –> los hipotensores reducen esa resistencia — los hipotensores son buenos para el corazón

Sin embargo, el problema es que la capacidad predictiva de estas reglas determinísticas que son las leyes de la naturaleza disminuye cuanto más complejos son los sistemas. Aunque algunas simplificaciones o heurísiticos cognitivos, como los de arriba, nos funcionen para el día a día, la realidad es que en la clínica real fallan más que una escopeta de feria, es decir, la naturaleza sí tiene opciones. Por ejemplo: los beta 2 agonistas de larga duración aumentan la mortalidad en el asma si se utilizan sin corticoides. Por ejemplo, la angioplastia en el ángor inestable reduce la mortalidad; en el ángor estable no.

Por eso Vinay Prasad cree que es un problema enseñar ciencias básicas y naturales a los alumnos de ciencias de la salud: comienzan a razonar como si las leyes de la naturaleza fueran directamente aplicables a la biología humana y como si la complejidad biológica fuera igual de predecible que la posición de Jupiter dentro de 3 meses, cometiendo graves errores:

«No es difícil darse cuenta de que tantos años dedicados a aprender cómo funcionan las partes del organismo puede hacer bastante daño. Estas materias transmiten una idea a los alumnos sobre la primacía de las ciencia básicas sobre las clínicas. Entrenamos a nuestros estudiantes en el reduccionismo y no en el empirismo. Por eso, los alumnos acaban creyendo que los medicamentos funcionan gracias a los mecanismos básicos sobre los que parece que actúan. Y eso no es cierto. Los efectos sobre los procesos básicos es una de las formas en las que puede llegar a funcionar un fármaco, tecnología o intervención médica, pero solo podemos estar seguros de que lo hace cuando lo demuestra un ensayo clínico bien diseñado»

Y continua:

«La ciencia básica no es lo primero que deben aprender los estudiantes. La primacía que se le da a estas materias explica que a los cardiólogos les cueste aceptar que reducir el colesterol en prevención primaria no salva vidas o a los traumatólogos que operar meniscos dañados por los años tiene los mismos resultados que no hacerlo. Esos estudiantes se convierten en médicos que piensan: «¿Cómo puede este estudio empírico contradecir el mecanismo básico?». La realidad es que el organismo humano es tan complejo y nuestra comprensión sobre su funcionamiento tan escasa que con demasiada frecuencia pensamos que funciona lo que realmente no funciona»

Mossman tituló su libro «La paradoja de la complejidad» por este motivo:

«Esta es la paradoja de la vida. Es simultáneamente simple y compleja; predecible e impredecible»

Lo simple/predecible y lo complejo/impredecible son dos vías paralelas:

  • un funcionamiento fisiológico normal (como la tensión arterial) necesita predictibilidad (es decir, estabilidad), descrita por leyes químicas y físicas; pero también capacidad para responder a los cambios internos y externos (inestabilidad) que son impredecibles y continuos (ejercicio, cambios de temperatura, etc..)
  • los procesos simples, como los potenciales de acción en las membranas que sustentan el funcionamiento del cerebro, son más o menos predecibles, ya que siguen las leyes básicas de la naturaleza; pero el funcionamiento del cerebro no es explicable por sus mecanismos básicos ya que es un fenómeno complejo emergente (no explicable por la suma de sus partes)

Mossman explica de otra manera la teoría de Prasad:

«La mayoría de las enfermedades tienen una complejidad fundamental que no puede ser explicada mediante los procesos determinísticos que responden a las leyes básicas de la naturaleza. Por eso la evolución clínica es impredecible. El carácter complejo de las enfermedades neuronales y de salud mental deriva de la complejidad cerebral. La difusión de iones a través de las membranas celulares no puede explicar las propiedades emergentes que definen el funcionamiento de una mente humana aunque son imprescindibles para su funcionamiento. Es decir, en los niveles altos de complejidad, la fisiología trasciende las leyes básicas de la naturaleza»

¿Cómo integrar esta paradoja?

No es fácil. La investigación biomédica se ha visto fascinada por los mecanismos básicos y la medicina ha sufrido un reduccionismo constante en su evolución científica de los últimos 200 años

Hoy sigue intentando avanzar como si no existiera esta paradoja. La crisis de innovación existente está explicada en parte por esta dificultad que tiene la medicina para comprender que el paradigma reduccionista ya no sirve para encontrar nuevos medicamentos.

Aunque algunas enfermedades pueden responder a patrones explicativos determinísticos, la mayoría no lo hacen; las que lo hacían, como las enfermedades infecciosas con los antibióticos o la diabetes con la insulina, son grandes avances de la medicina o, mejor, «regalos de la naturaleza», como los denomina James le Fanu, pero escasos y, curiosamente, descubiertos más bien gracias al azar que a la comprensión de sus bases fisiopatológicas. 

https://saludcomunitaria.wordpress.com/2012/11/04/epigeneticsandsdoh/

La naturaleza ha sido generosa con la medicina pero ahora para procurar salud hay que currárselo más y de otra manera: por ejemplo abordando los determinantes sociales de la salud (con efectos biológicos a través de la epigenética) 

Pero el imaginario de la simplicidad y lo biológico domina los procesos mentales de los profesionales de la salud. Por ejemplo, la promoción de los medicamentos actúa activando heurísticos cognitivos que fueron fijados en los procesos lógicos y de razonamiento clínico de los sanitarios durante los años de la universidad.

http://www.nogracias.eu/2015/04/25/medicina-basada-en-mitos/

La industria conoce su poder explicativo y simplificador y los utiliza en sus técnicas promocionales (David Healy cuenta muy bien la invención de la categoría ISRS por el departamento comercial de Pfizer). La mente busca siempre explicaciones simples aunque sean falsas. 

Vinay Prasad termina:

«Los tradicionales estudios preclínicos deberían desaparecer para que los alumnos aprendieran a enfrentarse a los enfermos desde la experiencia empírica más que desde la teoría científica que puede o no explicar cómo o por qué una determinada intervención funciona. El curriculum debería incluir habilidades en razonamiento clínico y toma de decisiones, técnicas de búsqueda en la literatura científica y lectura crítica»

¿Será la medicina capaz de asumir la complejidad o seguirá instalada en el cada vez más ineficaz (aunque lucrativo) paradigma biomédico?

Abel Novoa es presidente de NoGracias 

 

 

Comparte este post en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin