image_pdfPulsa aquí para descargar en PDFimage_print

CIVIO demuestra que los médicos españoles no  solo son los que más dinero reciben de la industria de Europa sino también los más opacos

Las Sociedades Científicas españolas tienen una mínima credibilidad debido a su elevada dependencia de los fondos de las farmacéuticas y la deficiente gobernanza de los mismos

La Sociedad Española de Reumatología es la que más fondos recibe y elabora todas sus Guías de Práctica Clínica bajo patrocinio.

La Sociedad Española de Cardiología recibió 600.000 euros de Novartis el mismo año en que se presentaba su nuevo medicamento para la insuficiencia cardiaca. Su presidente, que acudió al acto promocional de presentación del nuevo fármaco representando a la Sociedad, cobró más de 9000 euros de la compañía ese mismo año

La Sociedad Española de Oncología depende en un 84% de los fondos de las empresas que desarrollan los nuevos caros e ineficaces antineoplásicos. Esto hace comprensible su falta de crítica al actual modelo de innovación y política de precios de las compañías.

NoGracias exige a la Organización Médico Colegial (OMC) y a la Federación de Asociaciones Científico-Médicas (FACME) su posicionamiento crítico y el impulso de reformas en el modelo organizativo de las Sociedades Científicas para cambiar la dinámica actual.

Existe un elevado peligro de pérdida de credibilidad ante la sociedad que puede acabar afectando a toda la institución de la medicina.

La confianza social en la institución es patrimonio de todos los profesionales sanitarios y no puede ser dilapidada y puesta en peligro por el interés económico de médicos y organizaciones   

 

 

https://civio.es/nosotros/

CIVIO es una organización civil que trabaja por la transparencia desde 2011. Este año está desarrollando un excelente trabajo desbrozando los datos que han comunicado las compañías farmacéuticas vinculadas a FARMAINDUSTRIA cumpliendo su código de autoregulación.

El trabajo no era nada fácil ya que la información estaba el pdf (no copiable) y desagregada en las páginas de cada compañía (arriba un pantallazo de la casi ilegible página de Novartis). Gracias al exhaustivo y costoso trabajo de CIVIO podemos extraer conclusiones que nos permiten comprender mucho mejor la extensión de la capacidad de influencia de la industria farmacéutica sobre la medicina española.

 

https://civio.es/medicamentalia/2017/07/12/farma-ocho-de-cada-diez-euros-que-las-farmaceuticas-gastan-en-medicos-son-opacos/

En un artículo reciente, CIVIO ya nos señalaba como el 80% de los médicos españoles se niegan a que aparezca su nombre como receptor de fondos en la declaración de la empresa (sobre todo si los fondos son para viajes u honorarios por servicios).

https://civio.es/medicamentalia/2017/10/23/las-farmaceuticas-espanolas-gastan-mas-en-medicos-que-alemanas-e-inglesas-juntas/

Los médicos españoles son los más opacos de Europa: se niegan más que ningún otro colectivo médico de Europa a que su nombre aparezca en los listados de Farmaindustria 

https://civio.es/medicamentalia/2017/10/23/las-farmaceuticas-espanolas-gastan-mas-en-medicos-que-alemanas-e-inglesas-juntas/

También, los médicos españoles son los que más dinero cobran de la industria de Europa: más que Alemania, Reino Unido y Suiza juntos.   

Ayer CIVIO desvelaba lo que han cobrado las Sociedades Científicas (SS.CC) españolas de las farmacéuticas. Hay que decir que las SS.CC son las principales responsables de elaborar las Guías de Práctica Clínica y organizar los cursos de formación continuada que sirven para que los médicos finalmente tomen las mejores decisiones con los enfermos:

«Las farmacéuticas realizaron donaciones de más de 31 millones a entidades jurídicas, patrocinaron eventos por valor de más de 80 millones y pagaron honorarios que superaron los 11 millones»

Las SS.CC que agrupan a reumatólogos, cardiólogos, neumólogos, internistas, dermatólogos, los de atención primaria (SEMERGEN), oncólogos, infectólogos/microbiólogos y urólogos son los que más dinero reciben. 

https://www.ser.es/wp-content/uploads/2017/05/Memoria_SER_2017_v10_interactivo.pdf

Sociedad Española de Reumatología

Por ejemplo, todas las Guías de Práctica Clínica realizadas por la Sociedad Española de Reumatología en 2015-16 han sido patrocinadas por una o varias empresas. 

El patrocinio explícito de GPC o documentos de consenso es algo no recomendado por diversos posicionamientos éticos profesionales (sintetizados en este documento de NoGracias).La dependencia económica de la SER (>60%), como la de la mayoría de las SS.CC, es demasiado elevada como para que no se vea comprometida su credibidad. 

Así, no extraña que la mitad de las GPC sean poco fiables, especialmente las elaboradas por las SS.CC.

https://secardiologia.es/images/institucional/comunicados/2016_Informe-Transparencia-SEC.pdf

Sociedad Española de Cardiología

El caso de la Sociedad Española de Cardiología también es llamativo. Según CIVIO recibió más de 3,5 millones de euros de las farmacéuticas durante 2016. La propia Sociedad reconoce en su informe de transparenciaque fue el doble lo que cobró de la industria.

http://www.imfarmacias.es/noticia/10657/entresto-de-novartis-supone-un-nuevo-estandar-en-el-tratamiento-de-la-insuficiencia-cardiaca-ic

CIVIO destaca en su noticia como el presidente de la Sociedad Española de Cardiología estuvo en el acto de presentación de Entrestor de Novartis:

«El día 7 de octubre, su director, Manuel Anguita, acudió a la presentación de un medicamento producido por Novartis indicado para la insuficiencia cardica. La fundación de la Sociedad Española de Cardiología recibió de esta farmacéutica más de 600.000 euros a lo largo del 2016»

Sus declaraciones fueron «especialmente» entusiastas con el nuevo fármaco, según los cronistas:

«Especialmente satisfecho con el lanzamiento se mostró el presidente electo de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), doctor Manuel Anguita. Según afirmó, Entresto supone el avance más importante contra la IC, desde que hace 30 años se empezaran a usar los IECAs»

http://www.nogracias.eu/2016/12/11/never-more-blockbusters-sacubitril-en-la-era-de-la-ciencia-comercial/

Independientemente de la utilidad objetiva del fármaco (que nosotros ya analizamos como muy sobrevalorada) la SEC como sociedad pierde mucha credibilidad cuando su presidente asiste a actos promocionales y ha cobrado 600.000 euros del promotor del fármaco promocionado.

https://www.novartis.es/sites/www.novartis.es/files/novartis-transferencias-de-valor-2016.pdf

Pero es más grave. Según hemos investigado en la página de Novartis, el Dr. Anguita, presidente de la SEC recibió personalmente pagos de la compañía por una cantidad de 9.403,40 euros (420,20 por inscripción a congresos; 1102,70 por viajes, 7200 por honorarios y 680 otros gastos).

En fin, una «satisfacción» muy bien pagada que no ayuda desde luego a que podamos considerar a la SEC independiente, objetiva y digna de confianza.

Según los consensos éticos, no es aceptable que el presidente de una Sociedad Científica colabore en la presentación de un nuevo producto o que reciba personalmente dinero de cualquier industria durante su mandato 

http://www.gacetamedica.com/especializada/esmo/esmo-insiste-en-las-barreras-de-acceso-a-farmacos-innovadores-y-esenciales-CD1126325

Sociedad Española de Oncología Médica

La Sociedad Española de Oncología Médica, otra top 10, depende un 84% de la financiación de la industria. Así es más comprensible su énfasis acrítico en la incorporación temprana de los caros nuevos antineoplásicos.

http://www.nogracias.eu/2017/10/06/posible-la-mayoria-los-medicamentos-cancer-no-aumenten-la-supervivencia-la-calidad-vida-podemos/

Aunque, como sabemos, la mayoría sin evidencias de efectividad.

Pero sobre esto, ni una palabra. El que paga manda

Esto no puede seguir así.

Los conflictos de interés de los médicos y SS.CC españolas con la industria farmacéutica son muy preocupantes.

La opacidad generalizada, la elevada cuantía de los pagos cuando se compara con otros países de nuestro entorno y la falta de buen gobierno organizativo, ponen un velo de sospecha injusto sobre todas las actividades del sector y, por extensión, sobre la medicina como institución.

Es urgente que médicos y organizaciones científicas cambien su actitud complaciente y despreocupada respecto a las interacciones con la industria.

También sería de agradecer que la Organización Médico Colegial (con su nueva y varonil comisión deontológica a la cabeza) hicieran alguna declaración al respecto de estos preocupantes datos. También la Federación de Asociaciones Científicas Médicas (FACME) tendría que posicionarse 

Recomendaciones de NoGracias a los médicos individuales

Desde NoGracias proponemos que no existan relaciones comerciales de los médicos individuales con la industria porque sesgan las decisiones, se sea consciente o no de ello

http://bmjopen.bmj.com/content/7/9/e016408

Todos los estudios indican una clara correlación entre tener relaciones comerciales con la industria (comidas, regalos aunque sean de escasa cuantía, pagos de congresos o cursos, etc..) y tomar decisiones sesgadas hacia los intereses de las empresas (arriba conclusiones de la última revisión publicada)

http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0186060

En un reciente estudio realizado con los médicos de Columbia (EE.UU), tan solo el 31% tenían relaciones comerciales con la industria (en España más del 90% las tienen). Los médicos que tenían esas relaciones no solo prescribían más medicamentos de marca (33,5 vs 25,7%) y más caros (135 vs 85 dólares) sino que prescribían más medicamentos en general (el 31% de los médicos prescribían el 61% de las recetas; una media de 2,3 recetas más por paciente que los médicos sin relaciones comerciales).

http://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.0030451

Todas las recomendaciones indican que la influencia de las estrategias comerciales de la industria sobre los prescriptores no es controlable y que debe evitarse el contacto:

«Se debe ayudar a los profesionales de la salud a comprender que no existe un método comprobado que les permita obtener más beneficios que daños por el contacto con la promoción. Existe una fuerte evidencia de que la exposición a la promoción farmacéutica se correlaciona con el uso inapropiado e ineficiente de productos farmacéuticos. Sin embargo, a pesar de las evidencias, hay una amplia gama de opiniones entre los profesionales de la salud acerca de la relación riego-beneficio de la promoción, y su propia susceptibilidad a ella. Muchos creen que son capaces de distinguir entre mensajes promocionales justificados e injustificados. Pero… las personas que confían en su capacidad para distinguir los mensajes promocionales justificados de los injustificados, con alta probabilidad están operando bajo una ilusión, ya que muchas técnicas de influencia son muy difíciles de evaluar y no existen métodos probados para evitarla».

Concluyendo:

«Se debe ayudar a los profesionales de la salud a comprender su responsabilidad en evitar el contacto con las estrategias de promoción farmacéutica. Debido a que todos los profesionales de la salud son vulnerables a ser engañados, creemos que tienen una responsabilidad profesional, ética y fiduciaria para con los pacientes y deben tomar todas las medidas prácticas posibles para evitar el contacto con las estrategias de promoción de los fabricantes de medicamentos y dispositivos.»

Recomendaciones de NoGracias a las Sociedades Científicas

Hace casi 20 años, el editor del NEJM Arnold Relman y el bioeticista Edmund Pellegrino, advertían del peligro de las relaciones comerciales de las Sociedades Científicas con la industria. Pensaban que era posible la reforma:

«Los médicos deben ahora elegir con más claridad que nunca si sus asociaciones profesionales van a afirmar la primacía de su compromiso ético o, por el contrario, desterrarán cualquier pretensión de ser empresas morales permitiendo que las consideraciones económicas dominen sus políticas… El dilema actual ofrece una oportunidad para que las asociaciones médicas profesionales demuestren que ponen los intereses de los pacientes por delante de los propios, actitud con la que consiguieron el apoyo del público y la influencia social de la que gozan»

Y señalaban claramente sus fines (ver arriba)

Por desgracia sus peores temores se han cumplido (ver arriba)

 

http://www.nogracias.eu/2017/05/03/recomendaciones-guiar-interacciones-comerciales-las-sociedades-cientificas-sanitarias-las-industrias-relacionadas-la-salud-organizaciones-sanitarias-las-administraciones-publicas/

Desde NoGracias creemos que las relaciones de las organizaciones sanitarias con la industria son posibles pero en un contexto de absoluta transparencia, rigurosa rendición de cuentas y un exigente modelo de gobierno que garantice la independencia de las decisiones de las organizaciones. En el preámbulo de nuestro documento de recomendaciones (basado en consensos profesionales) dejamos clara nuestra posición:

«Las Sociedades Científicas Médicas (en adelante SS.CC) juegan un papel social, político y profesional fundamental dada su influencia en los profesionales de la salud, los pacientes, los políticos, los gestores sanitarios y la sociedad en general. 

Las SS.CC tienen capacidad para orientar la investigación biomédica, colaborar en la difusión del mejor conocimiento y dar las pautas a los profesionales, políticos y gestores para trasladar este conocimiento a la práctica clínica.

Es un quíntuple rol -investigador, de influencia política y organizativa, de divulgación social, de formación profesional y de colaborador en la transferencia del conocimiento- donde las SS.CC deben ser capaces de demostrar su independencia respecto a intereses comerciales, organizativos y políticos. 

Sin embargo, en las últimas décadas, tanto los intereses económicos como los de gobiernos y organizaciones sanitarias, están poniendo en serio riesgo la necesaria independencia del entramado institucional profesional, demostrando sobradamente que son capaces de sesgar las prioridades de investigación, dominar las agendas formativas profesionales, controlar los mecanismos de difusión, síntesis y transferencia del conocimiento biomédico, influir en el desempeño profesional y dominar las decisiones políticas y de gestión sanitarias.

Las tradicionales salvaguardas utilizadas por la medicina para garantizar su independencia -método científico, ética y autocontrol de las instituciones profesionales- se han mostrado insuficientes ante el poder del mercado, la política y las estrategias de gestión de las organizaciones sanitarias (públicas o privadas). Por eso es necesario sumar a las tres salvaguardas tradicionales una cuarta: democracia.»

Esto no puede seguir así.

 

      

 

    

 

Comparte este post en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin