image_pdfPulsa aquí para descargar en PDFimage_print

La semana pasada fue el “día mundial contra el cáncer” y llamó mucho la atención la cantidad de noticias a la vez, de distintos medios, que venían alertar sobre las decenas de miles de españoles que andan por la calle tan tranquilos sin saber que son, en realidad, enfermos de cáncer.

Fuente: El Mundo https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2021/02/01/6017f10721efa0e1598b4647.html

 

Fuente: ABC https://www.abc.es/sociedad/abci-cada-cinco-pacientes-cancer-no-esta-siendo-diagnosticado-desde-inicio-pandemia-202102011327_noticia.html

 

Fuente: RTVE https://www.rtve.es/alacarta/videos/noticias-24-horas/pandemia-limbo-diagnostico-cancer-informe-2021/5778760/

 

Fuente: Infosalus https://www.infosalus.com/asistencia/noticia-50000-pacientes-cancer-sufren-retraso-diagnostico-pandemia-bomba-relojeria-20210204120803.html

 

Según estas informaciones no solamente portaban una enfermedad mortal sino que era una enfermedad abocada a ser diagnosticada de forma tardía, lo que reduciría sin lugar a dudas sus posibilidades de supervivencia.

Por si fuera poco, a un ya desgraciado destino se le unía además esta circunstancia agravante.

En realidad esto ya lo habíamos oído otras tantas veces y no sólo en cáncer sino para cada una de las enfermedades: el preocupante infradiagnóstico que nos amenaza. En esta ocasión la excusa es la COVID. Las otras veces, nos cuentan, es por la dejadez del paciente al que se le anima a consultar ante cualquier nimia percepción y por la incompetencia, cómo no, del médicx de familia que no le hizo caso, que no le pidió pruebas y que no le mandó al especialista.

Esta película la llevamos viendo proyectada décadas.

Paradójicamente, los defectos de la medicina de los países ricos no se constituyen por los defectos sino precisamente por los excesos, pero todavía quieren más, como un animal hambriento que nunca se sacia.

La coalición industrial y mediática tiene especial apetencia por incrementar el diagnóstico aunque no puedan hacer correlaciones de la misma estirpe en la reducción de la mortalidad para el proceso diagnosticado. Hemos visto algunos ejemplos claros en los últimos años en el área precisamente de la oncología: próstata, melanoma, mama (en este caso matizado por los avances en los tratamientos) o cérvix. Este paradigma, crea, consecuentemente legiones de «supervivientes al cáncer» cuyo simbolismo perpetuará aún más este círculo.

En la avalancha periodística referida se confundía y se metía en el mismo saco el diagnóstico oportuno y el precoz y se seguía insistiendo en la importancia de los screening como grandes programas salvadores de vidas por más que se haya comprobado por activa y por pasiva que sus resultados son en general muy cuestionables y en el mejor de los casos escasamente beneficiosos. Tras décadas centrados en el de tumores como ovario o próstata (ahora ya abandonados por falta de evidencia), mama (aceptado que no ocupa aquel lugar al que venía siendo asignado), cérvix (larga historia natural que no es obstaculizado por un confinamiento duro de tres meses) ahora toda la propaganda se ha desplazado al de colon. Algo es algo.

 

Lo primero, como decía, que llamaba la atención era que a todos los medios se les hubiera ocurrido arrojar luz sobre tal objeto de investigación y que todos trasladaran sus conclusiones al unísono a la opinión pública.

Evidentemente esto no sucede de tal manera. En realidad las noticias, y sobre todo las noticias en salud, se cocinan en un lugar y desde ahí salen despedidas automáticamente y por un canal establecido (institucionalizado, en fino) a una gran cantidad de medios que las reciben, las reelaboran, las interpretan y las difunden.

Más que de noticias o de investigación se trata casi de campañas.

Los grandes cocineros de noticias en salud y el gran servidor de contenidos a los medios de comunicación son las Sociedades Científicas, a instancia de otros actores segundos que más tarde desvelaremos.

Las Sociedades Científicas son los actores por antonomasia científicos, mediáticos, de autoridad y confianza al que se recurre. Las Sociedades seleccionan y agregan a los mejores o más mediáticos especialistas del ramo para que difundan de manera efectiva sus mensajes.

También, y en NoGracias lo sabemos bien porque lo hemos estudiado con ahínco, es el actor fundamental de la influencia.

Pues entonces, evidentemente, donde había que buscar el origen de tales informaciones era en el epicentro de los mensajes, que en este caso era la Sociedad Española de Oncología Médica.

Estas informaciones estaban principalmente referidas a un estudio observatorio acerca del tema. Se puede consultar aquí.

 

¿Qué es lo que dice el informe en relación a la cuestión que nos ocupa?

“En España, el cáncer es también una de las principales causas de morbi-mortalidad. El número de cánceres diagnosticados en España en el año 2021 se estima que alcanzará los 276.239 casos, según los cálculos de REDECAN, un número muy similar al del año 2020 (Tabla 1). Sin embargo, igual que a nivel mundial, la realidad puede ser ligeramente diferente ya que esta estimación no incluye el posible efecto de la pandemia de la COVID-19. Del mismo modo, como las estimaciones de la incidencia se realizan a partir de proyecciones realizadas con datos de años anteriores, las estimaciones de la incidencia presentadas en “Las cifras del cáncer en España, 2020” muy probablemente no se correspondieron con la que finalmente fue la realidad”.

 

“Por ejemplo, a causa de la pandemia de la COVID-19 los programas de cribado de cáncer se vieron afectados en mayor o menor grado por lo que, con toda probabilidad, el número de cánceres colorrectales y de mama finalmente diagnosticados en 2020 fue menor al esperado. Todavía no está claro cómo todo esto afectará al número de diagnósticos de cáncer del año 2021. Así pues, las estimaciones de incidencia que se presentan en esta publicación deben entenderse como la incidencia que habría este año 2021 si no hubiera habido factores que hubieran alterado o todavía alteraran las posibilidades diagnósticas del sistema sanitario”.

Conclusión: este informe, al que van referidas buena parte de las noticias, en ningún momento menciona avalando con datos que la pandemia haya afectado al diagnóstico de los procesos oncológicos. Cuanto más, se permite en lanzar alguna conjetura.  

 

¿Dónde podemos encontrar otra fuente de información al respecto a la que van referidas gran parte de las noticias?

En este otro estudio.

¿Quiénes son los autores, cómo es y qué dice? Varias Sociedades Científicas y la AECC realizan este estudio descriptivo, observacional, en el que se miden una serie de variables en comparación en dos períodos mediante cuestionarios, no datos oficiales de registro:

 

  • Marzo, Abril, Mayo y Junio de 2019.
  • Marzo, Abril, Mayo y Junio de 2020.

 

Las variables que se decidieron representativas para este objeto de estudio fueron: primeras consultas en servicios oncológicos, consultas telefónicas y presenciales en servicios oncológicos, realización y diagnósticos en servicio de Anatomía Patológica por “citología” y “biopsia”, número de trasplantes “hematológicos”, tratamientos con quimioterapia, tratamientos con radioterapia y reclutamiento de pacientes para ensayos.

 

La participación de las unidades hospitalarias propuestas fue escasa y desigual para cada una de las variables, lo que cuestiona la validez y fiabilidad del estudio en cuestión, pero bueno.

 

 

¿Qué resultados se obtuvieron?

 

Pues lo que uno podría pensar que se esperaría en esta situación. Nunca nuestro sistema sanitario se había enfrentado a una situación tal en la historia reciente. Una enfermedad nueva que causaba un despliegue sin precedentes de la actividad asistencial hacia estos nuevos pacientes. Es fácil pensar, por ejemplo, que una buena parte de los recursos humanos en el ámbito hospitalario del “mundo” de la oncología (oncólogos, oncólogos radioterapeutas, enfermería…) se desplazaron a la atención de estos nuevos pacientes, como es totalmente lógico.

Pero…¿estos resultados descriptivos y observacionales implican causalidad? ¿Son significativos los resultados? ¿Se ha estudiado con un diseño y una metodología adecuada?

Y sobre todo… cuando cesó el confinamiento duro (mayo-junio) y la incidencia de la enfermedad fue más suave ¿se recuperaron aquellos diagnósticos perdidos? ¿El sistema se fue readaptando en el mundo de la oncología al igual que en otras tantas áreas de especialidad? Pues lo lógico es pensar que así fue, en mayor o medida. O al menos en su mayor parte, si no lo es en cada uno de los casos. Cualquier servicio, cualquier hospital, cualquier dispositivo asistencial se ha esmerado en esta tarea, como es lógico y normal. Pero no se sabe, porque no se ha estudiado. ¿Este retraso de 1, 2, 3 o 4 meses en una parte de los pacientes ha provocado daños significativos? ¿Ha aumentado o aumentará significativamente la mortalidad por esta circunstancia? ¿Se ha estudiado en nuestra población con nuestro sistema sanitario? ¿Por qué se infiere a partir de unos datos de descriptivos acotados a un período de tiempo (1ª ola) al período total (totalidad de la pandemia)? ¿Tiene alguna validez esa inferencia? ¿En qué se sustenta? Es un establecimiento de equivalencias falso en toda regla.

Y eso que no hay datos. Parece ser que las conclusiones están claras antes del estudio.

No saben ni si se produce el hecho y ya están previendo que se vayan a producir las consecuencias del hecho. Eso tiene un nombre.

 

Más;

la verdad de corazón que me gustaría no ser mal pensado y no creer que esto es una fake new (una noticia con una cierta base real que se manipula para terminar comunicando algo totalmente diferente).

Conocemos que los fabricantes natos de fake news en el ámbito sanitario son las “élites sanitarias” en último término: las industrias y los actores privados. Todos ellos utilizan un entramado que intermedia entre sus intereses y los pacientes y la opinión pública: las asociaciones de pacientes y las Sociedades Científicas con sus Key Opinion Leaders. Las consultoras de comunicación se pagan para que se ensamble bien y se distribuya el mensaje.

¿Estaríamos ante un caso tal? ¿Aparecen por algún lado en este extraño suceso? Pues evidentemente sí.

Vemos cómo se ha constituido una alianza de Sociedades Científicas (Red-C) para poner coto a este “problema”. Es la maniobra clásica de: construye un problema y explicita la solución (en la que justamente tú formas parte).

Atención a la agresividad y a la exageración del mensaje de esta iniciativa de la Red-C: 

Fuente: https://www.aeped.es/sites/default/files/210201_nota_de_prensa_redc.pdf

 

¿Quién es la mano que mece? La industria, en este caso Novartis.

Para hacernos una idea Novartis pagó a la Sociedad Española de Oncología (vía su Fundación) en los tres últimos años 610.000 euros.

¿Quién más? Pues SI-Health. ¿Qué es? La consultora de Rafael Bengoa. Una empresa que parte de la premisa que el actual modelo es insostenible y que presenta ante la opinión pública, los profesionales y el mismo sistema múltiples problemas de los que ellos tienen justamente la solución.

¿Quién más? Pues una consultora de comunicación contratada para la iniciativa.

¿Qué es de lo que se trata en el fondo? De la intención de implantar un programa de gobernanza híbrida (como en otras áreas de política sucede, como en otros países de otras tradiciones políticas sucede y como sucede en las transformaciones contemporáneas de los Estados) en el que el Estado comparta su poder de toma de decisiones con estos actores privados que reclaman su cuota de influencia para poder maximizar sus beneficios.

Fuente: Las transformaciones contemporáneas del Estado. Editorial Tirant lo Blanch.

 

Las políticas sanitarias han quedado de momento a salvo de este tipo de iniciativas (del mercado) por algunas razones.

Fuente: Las políticas sociales y el Estado del Bienestar. Eloísa del Pino y M Josefa Rubio. Editorial TECNOS.

 

Ellos lo intentan. Pero nosotrxs no nos chupamos el dedo. En realidad son oportunistas que se sirven de una circunstancia tan impactante como la COVID para mejorar su posición de mercado. Lo hemos visto con el intento de aprovechar la coyuntura para cambiar a los pacientes a los nuevos anticoagulantes o cuando veían que el chiringuito de las vacunas no financiadas se les caía con la pandemia.

 

Coda final: entre las Sociedades Científicas resulta esperpéntico ver a la Semfyc, a la que se le supone cierta reputación y credibilidad entre las Sociedades de Medicina Familiar (en contraposición a las demás).   

La estrategia de comunicación que hemos desmenuzado anteriormente lleva, además, por rasgos:

  • Decir que la Atención Primaria está cerrada y que no se está atendiendo a estos pacientes como se debe.

 

La vicepresidenta de la SEOM en TVE: «si se tienen síntomas hay que ir a los hospitales» Pero esta gente… ¿en qué mundo vive jj?

Fuente: https://www.rtve.es/noticias/20210204/dia-cancer-pandemia-coronavirus-diagnosticos/2072800.shtml

 

Parece ser que se omitió en las informaciones ofrecidas que según el estudio los oncólogos tuvieron también un cese parcial de sus actividades habituales por las circunstancias, como es normal.  

  • Ilustrar las informaciones con desgraciados casos particulares que se presentan como la tónica dominante (sesgo de selección: selección deliberada de los casos en consonancia con la teoría que se presenta, elección de casos basados en los valores de la variable dependiente). Manipulación y mal periodismo.

 

Este tipo de situaciones de retraso diagnóstico constituyen el desvelo de la mayor parte de los profesionales y así se actúa para evitarlas lo más posible.

Ver al presidente del Semfyc en el Telediario de TVE dando la razón a este argumento y ayudando a construir la maniobra descrita a lo largo de este post resulta realmente desagradable.

No dejen de leer también: https://rafabravo.blog/2021/02/05/wysiati-lo-que-ves-es-todo-lo-que-hay/

Hasta luego. 

 

Roberto Sánchez es presidente de NoGracias. 

Comparte este post en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin