image_pdfPulsa aquí para descargar en PDFimage_print

En el día de hoy la Junta de Andalucía ha anunciado que incluye en calendario Bexsero, la vacuna contra la meningitisB.

Era una decisión esperada. De hecho, ya os comentamos en Julio de 2020 cómo se había conformado una estructura institucional para dar cabida a esta y otras decisiones análogas. En el día de hoy simplemente se ha materializado lo que ya previmos que iba a suceder.

El caso de la vacuna Bexsero vale la pena estudiarlo, no solamente por su valor intrínseco sino por todo lo que significa y por el cambio de paradigma que implica.

 

El Ministerio de Sanidad rechazó en dos ocasiones (2013 y 2019) la inclusión de esta vacuna por distintos motivos (principalmente el comportamiento de la incidencia de la enfermedad en los últimos años, dudas sobre la efectividad de la vacuna y aspectos económicos).

Desde el momento de la primera negativa el fabricante (laboratorio GSK) puso en marcha una línea de acción para conseguir superar las resistencias del Ministerio mediante un mecanismo de dos patas.

 

En primer lugar, la presión en el mercado. Consigue “la liberalización” del uso de la vacuna y lo hace de tres maneras:

  • Logra pasar por encima de la ficha técnica, donde queda recogido que la prescripción debe seguir las recomendaciones oficiales. Comienza una prescripción masiva fuera de ficha técnica que contraviene la ley y así se lo comunicamos a la Agencia Española del Medicamento, sin respuesta alguna por su parte.                                                                                                                                                                                                     
  • Logra que los prescriptores (pediatras) la prescriban masivamente. GSK dedica grandes sumas de dinero anualmente a las sociedades científicas pediátricas y del ámbito de la vacunación, a chiringuitos varios y a los líderes clínicos. Estas cantidades las hemos ido documentando en los últimos tiempos. Mediante el marketing logran colocar la indicación de una vacuna que el Ministerio había desaconsejado en su uso poblacional.                                                                                                                                                                                                     
  • Modifica la percepción del riesgo entre los padres mediante una estrategia que involucra a medios de comunicación, influencers (por cierto, ¿dónde está Lucía mi pediatra? jj), las consultoras afines y la clásica (¡cómo no!) asociación de pacientes. Juegan con el desabastecimiento para trasladar la idea de escasez y aumentar así la demanda de las familias.

En segundo lugar, la presión en el Estado y aquí conviene resaltar dos puntos:

  • Por arte de magia, las CCAA adquieren poderes autonormativos en materia de vacunación y son capaces de incluir vacunas sin comportamiento epidemiológico diferencial y, por tanto, sin poder motivar la decisión adecuadamente en los informes de evaluación. La descentralización administrativa se transforma de la noche a la mañana en descentralización política y nadie dice nada. Evidentemente, existe un marco legal perfectamente definido para regular estos comportamientos pero por una extraña razón las CCAA se lo han comenzado a saltar. Introducen la vacuna sin estudios de costoeficacia al precio que impone el laboratorio.                                                                                                                                                                                                   
  • La extraña razón no es tan extraña. GSK, en un agresivo modus operandi, ha salido a capturar al Estado y lo ha hecho asimismo de diversos modos:                                                                                                                                                                                                                                                                                                          
    • Influir a los que están dentro de las estructuras político-administrativas: Castilla y León. Dos cargos públicos con aspiraciones políticas socializados e influenciados convenientemente en el ecosistema de la industria hicieron la operación. Fueron “defenestrados” en cuanto se pudo, pero dejaron hecho su trabajo. Coincide que un alto cargo de la compañía (GSK) fue alto cargo de la Junta de Castilla y León (puerta giratoria). Casualidades de la vida.                                                                                                                                                                                                                                                                                       
    • Aupar desde fuera a alguien convenientemente socializado, influenciado y remunerado con anterioridad: Andalucía. David Moreno fue coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría. Este grupo es un lobby con apariencia científica y profesional que trabaja para sacar adelante las líneas comerciales del momento de la industria de las vacunas.                                                                                                                                                                                                                                                  
    • Canarias: debilidad institucional, colusiones de lo público y lo privado, maniobra de inclusión con rasgos manifiestos de anormalidad y veteranas personalidades del lobby de las vacunas en la estructura institucional de decisión o en la asesoría y mundo de las Sociedades Científicas.

 

Introducirse en una Comunidad Autónoma, luego en más, apelar a la equidad y intentar ir capturando e ir sumando para hacer caer por claudicación el criterio del órgano central (Ministerio de Sanidad).

Independientemente de la vacuna, el laboratorio y el caso particular se pueden extraer varias conclusiones:

  1. Una empresa tiene la fuerza para doblarle la mano a todo un Estado para hacer efectivo un propósito, lo cual no dice mucho de la fortaleza y de la utilidad de ese Estado.
  2. Las decisiones de las estructuras institucionales no tienen ningún valor porque una empresa bien pertrechada de recursos (no sólo materiales, sino humanos y con una línea de acción adecuada) puede saltar por encima de la ley y de la dependencia de senda.
  3. No hablemos del Consejo Interterritorial y del ámbito de la Salud Pública: su trabajo y su criterio no valen nada en este momento y duele reconocerlo, pero es así.
  4. No hablemos de la Vigilancia epidemiológica: un dispendio de recursos y buen trabajo para generar datos que puedan ser interpretados en los términos interesados por las farmas y que no tengan ningún valor cuando sustentan la postura de la autoridad sanitaria.

Esto es lo que nos enseña el caso Bexsero y lo que alumbra un nuevo curso de acción: la vía Bexsero. Una empresa que ha recibido autorización para comercializar una vacuna puede ignorar al Ministerio, capturar CCAA, comprarse Sociedades Científicas y convencer a los profesionales y familias para instaurar de facto un programa de vacunación poblacional con su vacuna.

No nos cabe la menor duda de que la vía que ha inaugurado con tanto éxito Bexsero será seguida por más empresas y más vacunas.

Fin.

Pd: aunque está difícil la partida, NoGracias trabaja en este caso; con prudencia y discreción.

Roberto Sánchez es presidente de NoGracias.

Comparte este post en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin