image_pdfPulsa aquí para descargar en PDFimage_print

La innovación farmacológica permite que la interrupción voluntaria del embarazo pase del hospital a casa.

Los servicios médicos se prestan donde es más eficiente hacerlo, y siempre que sea posible, con la idea final de llevarlos a manos de los pacientes y de la población. Por ejemplo, se ha conseguido con la insulina y el auto-control de la glucemia, que da independencia, calidad de vida y buenos resultados en la diabetes. En esta transferencia del “saber hacer” es clave el desarrollo tecnológico que simplifica y abarata los procesos.

Los cambios en el lugar de la prestación de los servicios médicos implican modificaciones del papel y funciones de los profesionales sanitarios, y por ello no dependen sólo de la innovación tecnológica. Se ha dicho que si los banqueros fueran médicos no habría todavía cajeros automáticos, en el sentido de la “resistencia” al cambio de los profesionales sanitarios. Esta resistencia depende de muchos factores incluyendo la pérdida de poder que da el dominio y prestación de servicios.

Captura de pantalla 2017-03-09 a las 6.08.48

http://equipocesca.org/new/wp-content/uploads/2009/03/cual-es-el-limite-en-la-prestacion-de-servicios-cercanos-al-paciente.pdf

Se denomina “síndrome del barquero” a la oposición al cambio que facilita la vida al paciente pero disminuye el papel del profesional. Se da el síndrome del barquero en aquellas situaciones en que un profesional retiene un conocimiento, o una técnica diagnóstica o terapéutica pese a que los avances tecnológicos o el desarrollo científico permitirían su manejo por otro profesional más cercano a la población o por el propio paciente.

La interrupción voluntaria del embarazo fue en sus tiempos iniciales una técnica quirúrgica que requería del hospital y del quirófano pero pronto se sumaron medicamentos como el misoprotol y el metrotexate y, más en particular, la mifepristona.

Captura de pantalla 2017-03-09 a las 6.12.58

http://equipocesca.org/aborto-voluntario-legal-financiado-publicamente-y-en-casa/

En la práctica, y sobre todo para embarazos de menos de 9 semanas, el simple y barato misoprostol (tres dosis intravaginales de 0,8 mg, a intervalos de ocho, o de veinticuatro horas) lleva a una tasa de aborto completo de más del 95%, con algo de dolor y con algo de mayor hemorragia que el aborto quirúrgico. A cambio da autonomía e independencia a la mujer, elimina riesgos (anestesia, perforación uterina, infecciones y demás) y es menos traumático por tener lugar en el propio hogar y con las actividades diarias sin cambios. Por supuesto, no se precisa ni ecografía ni análisis alguno, salvo excepciones. Tiene sus contraindicaciones, como es natural (alergia, embarazo ectópico, insuficiencia suprarrenal, embarazo con DIU, etc).

Captura de pantalla 2017-03-09 a las 6.15.20

http://medicocritico.blogspot.com.es/2011/02/aborto-farmacologico-caracteristicas.html

Con la mifrepistona (RU-486), la dosis oral es de 200 mg seguida a las 48 horas de misoprostol, 0,4 mg por vía oral o 0,8 mg por vía intravaginal. Su eficacia es del 98% y produce menos dolor y hemorragia. También se pueden combinar el metrotexate, 50 mg vía oral, con 0,8 mg de misoprostol vía intravaginal, con una eficacia del 99%

Captura de pantalla 2017-03-09 a las 6.19.40

http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMsb1612526?query=featured_home

La eficacia y seguridad del régimen de mifepristona más misoprostol justifica su dispensación en la farmacia comunitaria y su prescripción por el médico de cabecera, en consulta directa (cara a cara) o indirecta (teléfono, teleconferencia, etc). En último término podría llegar a ser de dispensación sin receta. No tiene justificación técnica ni científica la actual legislación y práctica que exige la prestación del servicio de la interrupción voluntaria del embarazo dependiendo de especialistas en ginecología con práctica en instituciones sanitarias públicas o privadas acreditadas.

Captura de pantalla 2017-03-09 a las 6.27.52

https://www.boe.es/buscar/pdf/2010/BOE-A-2010-3514-consolidado.pdf

Literalmente dice la Ley Orgánica 2/2010, de 3 de marzo, de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo:

Artículo 13. Requisitos comunes.

Son requisitos necesarios de la interrupción voluntaria del embarazo:

Primero.–Que se practique por un médico especialista o bajo su dirección.

Segundo.–Que se lleve a cabo en centro sanitario público o privado acreditado.

Habrá que cambiar la Ley.

La innovación farmacológica permite que la interrupción voluntaria del embarazo pase del hospital a la casa, del ginecólogo al médico de cabecera, y en último término a la propia mujer. Si no hay cambios se da un síndrome del barquero que perjudica a las mujeres y a los mejores intereses de la sociedad.

Juan Gérvas,

médico general rural jubilado, Equipo CESCA, Madrid, España

miembro fundador de NoGracias y de su Junta Directiva

Comparte este post en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin