image_pdfPulsa aquí para descargar en PDFimage_print

Cuando se habla de los injustos recortes a los sueldos de los médicos no puedo dejar de pensar en la parte de responsabilidad que nos corresponde como principales decisores en la utilización de los recursos sanitarios y como, durante mucho tiempo, numerosas decisiones han estado más influídas por intereses personales y comerciales que por los del paciente (que necesitaba un médico que no medicalizara) o los de la sociedad (que necesitaba un sistema público de salud eficiente y sostenible)

Los recortes en los sueldos son injustos por “ser la salida fácil”, “hacer pagar a justos por pecadores”, “desincentivar”, “favorecer la desafección con el sistema” y “ser peor a la larga”.
Lo que yo planteo es que dado que, quizá, no hemos estado, como colectivo, a la altura de lo que se nos debería suponer y exigir en la época de las “vacas gordas”, ahora tenemos la oportunidad de lanzar una señal inequívoca y enmendar ciertos errores: una señal de compromiso con los pacientes, la sociedad y el sistema publico de salud.
Planteo no dejar la iniciativa a los políticos que están utilizándonos como chivo expiatorio y desencadenando en nostros actitudes defensivas que instrumentalizan a los pacientes; y, mientras tanto, todo peor y menos recuperable.
Planteo que seamos el propio colectivo profesional quienes planteemos un recorte temporal y voluntario en nuestros salarios a cambio de que esta crisis sea el inicio de una verdadera corresponsabilidad de los profesionales en la gestión de los recursos.

La entrada del blog saludyotrascosasdecomer es muy ilustrativa de lo que escribo… humildemente
Abel Novoa

Comparte este post en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin